Dos niños ǀ Patricia Esteban

Publicado: 27 septiembre, 2011 en Autor invitado

Aquellos dos niños no eran de nadie y la gente los miró con un miedo pequeño, pero miedo al fin y al cabo. Salieron de un pozo en sombras, de una boca de lobo hecha de árboles y aparecieron en medio del pueblo, con un aire de galleta recién horneada que hizo desconfiar a todo el mundo de los dos niños perdidos. La mujer que siempre se quedaba embarazada y nunca veía nacer a su hijo los miró, limpios y rubios como dos dientes de león, pero no quiso quedárselos. Y si ellos también se morían de pronto, cuando más se los esperaba. No, no podría soportar dos pares más de zapatitos vacíos al pie de la cama. El carnicero contempló avaricioso sus caras lustrosas, los ojos de ternero apacible y sano. No, dijo su miedosa mujer, temo que si los haces salchichas sus fantasmas se aparezcan cada vez que abramos la puerta del congelador. No los quiso el alcalde, que ya tenía suficientes vecinos, ni mucho menos el cura, aunque pensó que quedarían bien colgados en lo alto de la torre, junto a la campana, como un par de ángeles felices, de esos que miran deslumbrados la luz que emite Dios. Pero era caro mantener dos niños y aquellos no eran de nadie. Habían salido del bosque como dos crías de zorro y era mejor no mirarlos, correr las cortinas y no salir a abrirles la puerta cuando llamaban. Recorrieron el pueblo y nadie los quiso. Al anochecer, un poco más flacos, menos limpios y rubios, los niños fueron desandando el camino hasta que llegaron de nuevo al claro del bosque. Se dieron la mano y saltaron juntos. Muy silenciosa, se los tragó el agua negra del pozo.

*
Patricia Esteban (Zaragoza, 1972) es filóloga y autora de cuentos. Ha ganado importantes premios y figura en varias antologías. Como filóloga, ha estudiado los libros de caballerías del siglo XVI. Entre sus libros de relatos figuran Abierto para fantoches (Zaragoza: Diputación, 2008), Manderley en venta (Zaragoza: Tropo, 2008),  Premio de Narrativa de la Universidad de Zaragoza (2007) y finalista del Premio Setenil (2008), yAzul ruso (Madrid: Páginas de Espuma, 2010), finalista del Premio Setenil (2010).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.